This Site








19th Congress of KKE




Declaración de la Oficina de Prensa del CC de la KNE - Denunciamos el último crimen racista cometido por un policía en la “democracia muy promocionada de los EE.UU”

La Juventud Comunista de Grecia (KNE) denuncia el asesinato del afroamericano desempleado de 46 años, George Floyd, cometido por un policía blanco, en Minneapolis de los EE.UU. Fue un asesinato más que se añade a la lista de las innumerables víctimas de violencia policial y racista en los EE.UU.

 


Este último asesinato, marcado por la imagen del policía con la rodilla sobre el cuello de la víctima, el que murió a causa de asfixia, ha provocado la furia y repulsión justas de millones de trabajadores y jóvenes, en los EE.UU y en todo el mundo. Esto muestra la barbaridad con la cual el estado burgués, en la “metrópolis del capitalismo”, en la “democracia muy promocionada de los EE.UU”, enfrenta los trabajadores, los desempleados y los pobres – como en el caso de Floyd – intentando ganarse la vida.


El gobierno de Trump, como él de su precedente, del afroamericano Obama, y todos los gobiernos estadounidenses hasta hoy, de Republicanos y Democráticos, tienen una enorme responsabilidad, ya que los crímenes racistas, la violencia y represión policial nunca acabaron. Al mismo tiempo, con sus políticas internas en los EE.UU, con sus guerras e intervenciones imperialistas cometidos en el exterior, alimentan el odio racial y nacionalista, el fascismo, provocan matanzas y enormes sufrimientos en los pueblos. Por eso, el gobierno de Nueva Democracia, el SYRIZA y los otros partidos son expuestos una vez más por considerar los EE.UU como “socio” del pueblo griego, por convertir Grecia en una base de los EE.UU y de la OTAN.


Más especialmente hoy día, las consecuencias de la pandemia y de la crisis económica capitalista, el enorme desempleo y la pobreza acelerada en los EE.UU e internacionalmente revelan la naturaleza criminal y los impasses del capitalismo. El pueblo estadounidense, como los pueblos de todos los países del mundo, tienen el poder de acabar con el esfuerzo de la clase burgués de congelar los derechos del pueblo y sus demandas.



KNE 2011